in ,

El POM justifica las nuevas urbanizaciones con datos erróneos y desfasados

El nuevo plan de ordenación urbana, que costará 500.000 euros, se inventa el crecimiento urbano para recalificar nuevos barrios fuera del perímetro actual.

El segundo documento del Plan de Ordenación Municipal urbana saldrá dentro de unas semanas a exposición pública presentando una realidad ficticia y desfasada, que se asemejan más a la realidad de Almansa hace una década que a la situación actual.

En la anterior exposición pública, desde el PSOE ya denunciamos que los datos del crecimiento de la ciudad sobre los que se justifica el crecimiento urbano y las nuevas zonas residenciales eran dudosos y estaban exagerados. Pero en este caso han tenido que echar mano a datos completamente desfasados y, lo que es inaceptable, a datos erróneos para justificar los nuevos crecimientos residenciales.

Apuntaba Pablo Sánchez  que “el planteamiento de crecimiento no ha cambiado en esta segunda versión del POM: una gran área de viviendas al otro lado de la circunvalación -entre el Cementerio y el Hospital- y una aún mayor al otro lado de las vías, en el paraje de las Norias”.

En la nueva edición del POM utilizan -para predecir el crecimiento futuro de la ciudad- el movimiento de la población entre los años 2001 y 2011 (once años durante los que Almansa creció en 1.448 habitantes); en lugar de basarse en los últimos datos que tenían disponibles en el cierre de este documento, esto es el periodo 2007-2017. Unos once años cuyos datos arrojan una pérdida de población de 706 habitantes en Almansa y hubiera reflejado una tendencia decreciente de la ciudad. Además, utilizan una cifra de población inflada en más de 1.000 habitantes. Fingen los datos, arrancando su serie de estudio en 2018 con 25.607 habitantes, cuando la realidad de Almansa en 2018 es que teníamos 24.537 habitantes, 1.070 menos.

El edil socialista advertía que “según esta proyección llena de trampas, por decirlo de alguna manera, llegan a la conclusión de que en 2030 Almansa tendrá entre 27.500 y 30.000 habitantes. Utilizando la misma fórmula que la consultora, pero con los últimos datos disponibles (2007-2017), y partiendo de los datos reales de población de 2018 la conclusión sería que en 2030 estaría por debajo de los 24.000 habitantes, la población del año 2000.”

Preguntaba retóricamente el concejal del PSOE: “¿Por qué es importante esta cifra? Porque la consultora justifica en el crecimiento de población la necesidad de viviendas nuevas para los próximos años”.

Al número de habitantes, los consultores añaden dos variables más: 1) que cada vez viviremos menos personas por vivienda (dentro de 8 años seremos menos de dos personas por casa) y 2) que va a crecer el número de segundas viviendas y de casas vacías.

El cálculo final de la consultora arroja que en 2030 deberíamos tener capacidad para tener construidas hasta 17.500 viviendas, lo que supondría 5.750 viviendas nuevas. Sin embargo, adaptando este cálculo al escenario de crecimiento actual, arroja un número de viviendas necesarias total de 13.500. Eso querría decir que las viviendas nuevas necesarias para la próxima década estarán debajo de las 2.000.

En cualquier caso, dentro de los márgenes de los PAU aún sin desarrollar dentro del casco urbano, San Roque, SUP3, Las Cabilas, Intermarché y Cerámica Collado hay espacio para 5.000 nuevas viviendas. Es decir que podríamos llegar a las 17.000 viviendas sin necesidad de crear esos nuevos barrios fuera de nuestro límite actual.

Tomaba la palabra el concejal del grupo socialista, Javier Boj, para concluir que “en resumen, el POM no es capaz de justificar los nuevos barrios fuera del casco urbano y sus 1.800 viviendas extra que se presentan como meramente especulativos e innecesarios. Si Almansa crece en esta década tiene espacio más que suficiente en su perímetro actual”.

Desde el PSOE consideran que el nuevo POM no tiene en cuenta la realidad de una ciudad en tendencia de decrecimiento demográfico. Por todo ello, los socialistas presentarán alegaciones contra un POM que consideran “ficticio”:

  1. Porque nacería caduco de inicio pese a costarnos medio millón de euros: la prioridad en una ciudad que pierde población no es aumentar el perímetro urbano, sino cohesionar y reforzar los servicios de los barrios ya existentes. Más aún en el caso de Almansa, donde existen barrios como San Roque o San Isidro con cierto déficit en la prestación de servicios. Más aún si recordamos que desde el Partido Popular han rechazado una segunda línea de transporte urbano que mejore las conexiones en estas zonas, así como han recortado más de 100.000 euros en el Plan de Barrios.
  2. Por no tomarse en serio las zonas verdes, relegándolas a zonas periféricas para “cubrir meramente el expediente, lo que incide una vez más en un urbanismo triste y gris”.
  3. Porque se nutre de datos incorrectos y proyecciones falseadas de inicio, lo que implica un planteamiento irreal y que hace que el nuevo POM vaya a resultar una mentira desde el principio.

¿Qué opinas?

Escrito por Comunicación PSOE

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

"Cambiar los bolardos cuesta 11.000 euros y Andicoberry es la responsable"

Vuelta segura a las aulas: objetivo de todos.