in ,

El Tribunal de Cuentas ve ‘indebida gestión de los recursos públicos’ y supuestos de ‘responsabilidad contable’ en la limpieza de edificios

El Ayuntamiento debería haber suspendido total o parcialmente el contrato de limpieza de edificios durante el Estado de Alarma según el Tribunal. Gastó en limpieza 255.000 euros cuando la mayoría de los centros estaban cerrados.

El Tribunal de Cuentas ha remitido esta semana al Ayuntamiento de Almansa un informe demoledor de Fiscalización sobre la contrata de la limpieza de edificios municipales. Se trata de una campaña de inspección de este tipo de contratos que está llevando a cabo este tribunal estatal con los municipios de todo el estado.

El informe detalla en veinte puntos las conclusiones preliminares y da al alcalde cuatro días para subsanar la falta de documentación o presentar alegaciones.

Pablo Sánchez y Salud López han explicado hoy las conclusiones del Tribunal de Cuentas sobre el Servicio de Limpieza de Edificios Municipales.

Limpieza de edificios cerrados

Todas estas irregularidades son importantes, pero quizá la más relevante es la que se contiene en el último punto del informe que se refiere a la gestión del contrato del servicio de limpieza de edificios durante el confinamiento.

Al Tribunal de Cuentas “no le consta que el servicio se suspendiera total o parcialmente durante los meses que estuvo vigente el Estado de Alarma”, y efectivamente fue así porque el contrato no fue suspendido. Sin embargo, el Decreto de Medidas Urgentes Extraordinarias para hacer frente al impacto del COVID, de 17 de marzo, permitía al Ayuntamiento la suspensión del mismo, total o parcial, dejando servicios mínimos para los edificios que permanecieran abiertos. Hay que recordar que la mayoría de los edificios municipales permanecieron cerrados durante el Estado de Alarma. Si se hubiera suspendido el contrato, aunque hubiera sido parcialmente, el Ayuntamiento no hubiera tenido que abonar los costes íntegros de limpieza de estos edificios cerrados. Esto evidencia, dice el Tribunal de Cuentas, “una indebida gestión de los recursos públicos al no utilizar todos los mecanismos previstos por el legislador para suspender los servicios en aquellos edificios e instalaciones que permanecían cerrados, como los colegios públicos”.

Efectivamente, el Ayuntamiento pagó tres facturas por la limpieza de edificios los meses del confinamiento (marzo, abril y mayo) por valor de 85.219 euros cada una: un total de 255.000 euros.

Es más, dice el Tribunal de Cuentas que “si se abonaron las facturas sin que los servicios efectivamente se llegaran a prestar, este hecho podría llegar a constituir un supuesto de responsabilidad contable” por daños en los fondos públicos.

“Estamos hablando en muchas ocasiones de la gestión de este Ayuntamiento con las empresas concesionarias, en este caso se trata además de una absoluta desidia y dejadez de Roselló, que tenía en su mano poder suspender el contrato y ahorrar así esos costes de cientos de miles de euros, sin causar perjuicio a la concesionaria ni a sus trabajadores que podrían haberse acogido a su vez al decreto de medidas del COVID, en concreto a los ERTES” aseguraba la concejala Salud López.

Además de esta que cierra el documento hay un número de irregularidades muy grande y algunas de ellas, según el propio tribunal, podrían incurrir en responsabilidades por parte de los gestores municipales.

Un contrato de cuatro millones

El contrato de limpieza de edificios adjudicado a Ferrovial, tiene un valor de más de cuatro millones de Euros (IVA incluido) en cuatro años, es decir supone para el ayuntamiento más de un millón al año y comprende la limpieza de diez Colegios Públicos, las cuatro Escuelas Infantiles, las instalaciones de Deportes, Cultura, Servicios Sociales, Juventud, Empleo, Oficina Técnica, Mercado, Estación de Autobuses (prácticamente todo excepto Casa Grande y Policía).

El actual contrato se adjudicó por concurso en noviembre de 2018 y supuso la continuidad de la adjudicataria Ferrovial.

Más irregularidades

El Tribunal de Cuentas ve irregularidades en las prórrogas del contrato previas a la adjudicación y en que Ferrovial siguiera trabajando durante diez meses de 2018 sin contrato. Eso “evidencia una inadecuada y deficiente planificación” explica el Tribunal de Cuentas.

También el Tribunal ve deficiencias en el Pliego con que se licitó el contrato. Consideran que no se ha estudiado debidamente el valor del contrato, no se aporta información relevante -como las condiciones de los contratos de los trabajadores- y que no se contienen baremos para valorar muchos de los requisitos que se piden a las empresas.

Por último, el Tribunal de Cuentas también es crítico con el proceso de adjudicación, señalando que en el acta de la mesa de contratación ya aparece la puntuación obtenida por cada una de las empresas presentadas al concurso, cuando los informes técnicos que otorgan estas puntuaciones no se emitirían hasta un mes después.

Datos del Tribunal de Cuentas

Lo que os acabamos de contar es el informe preliminar del Tribunal de Cuentas, no una interpretación ni valoración del PSOE. Aún no se mencionan en él las posibles consecuencias de las irregularidades detectadas. El equipo de gobierno tiene cuatro días para presentar sus alegaciones. Pero no podrá alegar que suspendió el contrato de limpieza de edificios públicos con Ferrovial, porque no fue así.

Tenemos una nueva irregularidad encima de la mesa por el desinterés y la falta de control de este equipo de gobierno con los servicios externalizados. Ahora sólo nos queda esperar las explicaciones de los responsables y ver dónde acaba este asunto.

¿Qué opinas?

Escrito por Comunicación PSOE

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cargando...

0

El gobierno de Pedro Sánchez ha adjudicado las obras de la depuradora de Almansa por casi nueve millones de euros

Las administraciones socialistas trabajan por Almansa