in ,

Roselló fue advertido hace un año de las irregularidades del albergue de animales por la ONG que adopta sus perros

Longinos Marí mintió al asegurar que todos los animales tenían sus tratamientos en regla, pues el albergue ha vacunado a la mayoría de ellos durante este fin de semana. Vacunación de la que la adjudicataria ha presentado factura.

 

Los concejales socialistas Pablo Sánchez y Javier Boj han informado hoy de que la ONG alemana “Fundación Suris”, que desde abril de 2018 ha adoptado más de 200 perros del albergue de Almansa, escribió hace más de un año al alcalde Javier Sánchez Roselló para advertirle de la grave situación que, a su juicio, se estaban produciendo en la instalación municipal.

La impulsora del proyecto, Beate Rost, autora alemana de libros de temática animalista, escribió al alcalde en agosto de 2019 y, ante la falta de respuesta, registró finalmente en noviembre un escrito en el Ayuntamiento donde le explicaba el trabajo que la ONG estaba haciendo por los animales de Almansa. En el escrito habla de 128 perros adoptados por entonces del albergue de Almansa -desde abril de 2018- y de las donaciones que recibía para poder apadrinar estos animales.

Pero una parte importante del mensaje era para informar al alcalde de la situación del Albergue en agosto de 2019:

“Quiero rogarle encarecidamente que exija al administrador del albergue de animales, designado por usted, que cumpla con su responsabilidad y se preocupe de los animales del albergue de la forma que se espera por su cargo. En este momento, la realidad bajo la dirección de dicho señor es como sigue: 

La mayoría de los perros que han llegado a mi emplazamiento en Alemania estaban tan delgados que se podían ver los huesos en sus cuerpos demacrados. En el albergue de animales de Almansa el alimento seco más barato, se raciona en tal medida que los perros padecen hambre permanentemente.

Uno de los perros, que encontró́ un nuevo hogar en la isla de Sylt, estaba 16 kg por debajo de su peso, y tuvo que llevarse directamente a la clínica después de su traslado a Alemania. Las enfermedades también están al orden del día en el albergue de animales de Almansa, pero el administrador no ordena el tratamiento veterinario de los perros; los tumores o fracturas dejan de operarse sin más. 

El administrador paga a un único trabajador por solo 3 a 4 horas diarias. Los perros están solos y sin vigilancia alrededor de 20 horas/día. El trabajador no va los domingos y días festivos, de modo que los perros permanecen desatendidos y quedan completamente a su merced durante esos días. 

Los perros enfermos mueren solos e inadvertidos, se roban perros, y los perros sucumben a sus lesiones tras peleas a mordiscos. Estoy convencida -decía Beate Rost al alcalde- de que no comparte este comportamiento”. 

Hay que tener en cuenta que esta ONG ha pagado el tratamiento a unos 200 perros del albergue de animales de Almansa, y han contribuido a su mantenimiento.

En su escrito la ONG alemana pedía al alcalde un cambio en la gestión del albergue:

“Sería adecuado considerar una nueva licitación prematura para la administración del albergue de animales. Las personas, a quienes no les importa el bienestar de los animales y se embolsan el dinero destinado a alimentos y tratamiento veterinario y dejan que los animales padezcan hambre y dolores, no deberían tener responsabilidad sobre las vidas que se les confían”. 

“Además de esta carta que la propia ONG ha hecho llegar al Grupo Municipal Socialista después de nuestra rueda de prensa de la semana pasada, y que demuestra que el alcalde conocía desde hace más de un año lo que pasaba en el albergue, hemos conocidos en los últimos días imágenes y testimonios de personas que conocen la realidad del albergue y que ponen los pelos de punta. Animales sin tratamientos sanitarios, malas condiciones en el albergue, comida en mal estado y otros hechos que rehusamos a que puedan seguir produciéndose”, explicaba Sánchez.

Ayer mismo, el conocido artista y líder de opinión de la causa animalista, Paco Catalán, se reunía con el alcalde y en un escrito firmado con su compañera le pedían que actuara: “Hace meses que hemos visto la horrible situación de los animales del refugio, la falta de salubridad y de alimento y las malas condiciones en las que están”.

El concejal de Sanidad, declaró hace unos días que “todo estaba en regla, que los animales estaban bien atendidos y que solo faltan unos documentos”. Pero la veterinaria del servicio manifestaba ayer en la radio local que, en el momento de la inspección el 2 de julio, solo había 13 animales -que estaban preparados para la adopción internacional- con los papeles en regla. También explicó que se han empleado a fondo en el albergue para vacunar y poner al día sanitariamente al resto de los animales este fin de semana.

De hecho, este mismo viernes pasado, el responsable del albergue facturaba al Ayuntamiento por la puesta de microchips a 36 animales y se vacunaron contra la rabia a 36 animales -perros y gatos- en el albergue.

“En definitiva, aseguraban los concejales, el Partido Popular mintió al asegurar que todos los animales tenían sus tratamientos en regla, pues el albergue ha vacunado a la mayoría de ellos durante este fin de semana. Y nos preguntamos si el concejal quiere engañarnos a todos o el único engañado es el mismo. No era verdad que todo estaba en orden, tenían la mayoría de los animales sin vacunar. Y eso es inadmisible”.

Se trata de un servicio que es 100% de la responsabilidad sanitaria, de su concejalía, y que hace aguas por todas partes.

“También el concejal de Sanidad aseguró que la empresa cumplía su obligación de presentar mensualmente sus informes al ayuntamiento. ¿Por qué no nos los ha remitido cuando se los hemos pedido? Le pedimos que dé explicaciones. Y tiene para elegir, porque dispone de dos órganos importantísimos: la Comisión de Sanidad -a la que no asiste- o -por primera vez en la legislatura- que convoque el Consejo de Medio Ambiente para tratar este asunto tan grave”.

“A estas alturas hemos visto suficientes imágenes que nos han trasladado,  aseguraba Boj, y hemos visto y oído bastantes testimonios para saber que la inspección sanitaria no destapó solamente una irregularidad administrativa. El problema es de fondo, y no de forma”.

“Y desde aquí pedimos a los responsables, a Roselló como alcalde y Longinos como concejal de sanidad, que conocían la realidad desde hace un año, que tomen cartas en el asunto y que garanticen una gestión del albergue para garantizar el bienestar animal, tal como demanda la sociedad del siglo XXI”.

¿Qué opinas?

Escrito por Comunicación PSOE

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

El PSOE reclamará ayudas específicas para el sector del calzado de Almansa

La empresa de la Zona Azul reclama 23.000€ al Ayuntamiento